Texas Reabre Lentamente, Pero No Para Muchas Personas Con Sistemas Inmunológicos Comprometidos

May 15, 2020
Originally published on May 15, 2020 3:24 am

Read this story in English.

Para cualquiera con un sistema inmunológico débil, los riesgos de la pandemia del COVID-19 no han cambiado.

Mientras los líderes estatales flexibilizan las órdenes de quedarse en casa, es probable que todavía falte más de un año para que llegue una vacuna. Eso significa que sigue siendo demasiado peligroso para las personas con sistemas inmunológicos comprometidos poder entrar en contacto con otros.

Laura Mueller, residente  del sur de Austin, tiene fibrosis quística, un trastorno pulmonar genético que causa una constante inflamación e infección en sus pulmones. Incluso antes de la pandemia, dijo, vivía con el temor de entrar en contacto con cualquiera que pudiera estar enfermo.

"Incluso la gripe común es algo que siempre tratamos de evitar en la medida de lo posible", dijo Mueller.

Y cuando el nuevo virus respiratorio comenzó a propagarse por EE.UU. y Texas, el peligro en la vida cotidiana de Mueller alcanzó nuevos niveles.

"Sólo lo desconocido de tener un nuevo virus y no saber cómo afecta a las personas con fibrosis quística específicamente, eso fue muy impactante", dijo.

Mueller ya trabajaba desde casa antes de la pandemia. Su esposo, sin embargo, trabaja en una cafetería y entra en contacto con gente. Cuando otros establecimientos fueron forzados a cerrar bajo las órdenes de quedarse en casa de Austin, a su tienda se le permitió permanecer abierta y hacer pedidos para llevar.

Así que, dijo Mueller, han tenido que mantener distancia entre ellos.

 

"Estamos usando áreas totalmente separadas de nuestra casa", dijo. "He estado durmiendo en nuestra habitación de invitados desde finales de febrero. Y no tenemos ningún abrazo o caricia, ni nada de eso".

También están usando baños separados e intentando en lo posible limitar el contacto con las superficies comunes.

Aunque ya han hecho esto en el pasado cuando su marido se resfrió, Mueller dijo que esta podría ser su vida por un tiempo.

Para las personas con sistemas inmunológicos comprometidos, la amenaza no terminará hasta que haya una vacuna o hasta que la mayoría de la población sea inmune al virus (lo que se conoce como "inmunidad de la manada").

Jeremy López, residente de Austin, se sometió a un trasplante de riñón en 2006. Debe tomar medicamentos varias veces al día para suprimir su sistema inmunológico, para que su cuerpo no rechace ese nuevo riñón.

López dijo que cada vez que va a una tienda, es consciente de que hay un virus potencialmente mortal a su alrededor.

 

"No es temor, porque creo que el miedo puede hacerte caer en un caos", dijo. "Pero creo que ser consciente de algo así como, 'OK, eh, déjame salir de esta situación y la superaré', así que, ya sabes, llego allí (a las tiendas) temprano en la mañana o justo antes de que cierren, así tengo el menor contacto posible".

Jamie Boswell, maestra de tercer grado del Distrito Escolar Independiente (ISD, en inglés) de Austin, tiene lupus, una enfermedad autoinmune. Dijo que ha sido un alivio poder enseñar desde casa.

Dijo que sus amigos le ayudan con la compra de alimentos, cuando no los recoge en la acera, y que se ha acostumbrado a que así sea la nueva normalidad.

"Incluso me he hallado relajándome al respecto y luego me obligo a ir a leer las estadísticas y recordarme a mí misma porqué tengo que estar alerta", dijo Boswell. "Voy a tratar de mantener el mismo nivel [de vigilancia], y realmente depende mucho del trabajo".

 

Volver a la escuela es un comodín para ella. Boswell no sabe si tendrá que volver antes de que haya una vacuna. Dice que está deseando que llegue el verano, porque sabe que puede quedarse en casa sin problemas y no preocuparse.

"Al menos puedo quitarme eso de la cabeza, todo eso, ¿qué va a pasar el año que viene? - serán unos pocos meses antes de que tengamos que empezar a preocuparnos por esto otra vez", dijo Boswell.

Y mientras ella y otros hacen planes a largo plazo para quedarse en casa, otros se aventuran al mundo otra vez.

"Puedes sentir el cambio de energía", dijo López. "Ves un poco más de gente afuera, más gente conduciendo. Creo que lo que más me preocupa es que cada vez hay menos gente que lleva máscaras y se cubre".

López dijo que entiende que la gente no puede estar en casa por siempre, pero que le gustaría que la gente usara una máscara cuando va a lugares públicos.

"Si sientes que tienes que estar ahí fuera, sólo tienes que protegerte a ti mismo -en primer lugar- y proteger a todos los que te rodean", dijo, "porque no sabes quién está en una situación, ya sabes, porque no todo el mundo tiene que estar en una silla de ruedas, no todo el mundo tiene que estar en un andador para estar enfermo. Son personas que parecen estar perfectamente bien, pero que tienen algunas condiciones médicas preexistentes".

Mueller dijo que ella se siente contrariada por el hecho de que Texas esté empezando a abrir de nuevo. Dijo que el trabajo de su marido depende de que la gente salga, compre y recoja cosas, pero también está asustada. Más gente afuera significa que el mundo se volverá más peligroso para ella.

"Estoy desgarrada porque quiero que las cosas vuelvan a abrir a un nivel práctico y seguro, y también por nuestras propias finanzas", dijo, "pero al mismo tiempo, por mi salud, sé que no voy a salir".

Boswell dijo que desearía que no pareciera que hay que elegir entre la economía y la salud de la gente.

"Definitivamente es frustrante para mí ver esta continua promoción de lo importante que es la economía", dijo. "La salud debería ser lo más importante, porque sin ella nadie puede ir a trabajar, o salir a comer o cualquier otra cosa".

Boswell dijo que le duele escuchar a algunos insinuar que las poblaciones vulnerables podrían necesitar ser sacrificadas por el bien de la economía. Es madre soltera y dijo que su hijo la necesita.

Vale la pena recordarle a la gente, dijo Mueller, que todo tipo de personas son vulnerables aquí.

"Hay gente más joven que puede parecer normal para ti, o que parece normal, pero que está en extremo riesgo de contagiarse esto", dijo.

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Ashley López a alopez@kut.org. También puedes seguirla en Twitter en @AshLopezRadio.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Copyright 2020 KUT 90.5. To see more, visit KUT 90.5.