© 2021
background_fid.jpg
In touch with the world ... at home on the High Plains
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations

Fiscal pide que se desestime cargo de asesinato contra mujer de Texas acusada de un aborto autoinducido

Two women from Texas talk to each other about their travel to Okalahoma as they wait in the recovery room following their abortions at Trust Women clinic in Oklahoma City, U.S., December 6, 2021.   Picture taken December 6, 2021. REUTERS/Evelyn Hockstein

EVELYN HOCKSTEIN/REUTERS
/
X07527
Two women from Texas talk to each other about their travel to Okalahoma as they wait in the recovery room following their abortions at Trust Women clinic in Oklahoma City, U.S., December 6, 2021. Picture taken December 6, 2021. REUTERS/Evelyn Hockstein


El fiscal del Condado de Starr, Gocha Allen Ramírez, dijo el domingo que ha presentado una moción para desestimar un cargo de asesinato contra una mujer por realizar un "aborto autoinducido".

Read this story in English.

El fiscal del Condado de Starr, Gocha Allen Ramírez, dijo el domingo que ha presentado una moción para desestimar un cargo de asesinato contra una mujer por realizar un "aborto autoinducido".

Ramírez dijo que el caso se derivó de un informe hecho a la policía por un hospital local en enero.

La oficina del sheriff del condado de Starr arrestó el jueves a Lizelle Herrera, de 26 años, y la mantuvo bajo custodia con una fianza de 500,000 dólares. El sábado por la noche, Herrera fue liberada después de que un fondo de defensa del derecho al aborto pagara la fianza en su nombre.

Ramírez dijo que el departamento del sheriff del condado de Starr "cumplió con su deber al investigar el incidente del que les informó el hospital", pero que no se trataba de un asunto penal según la ley de Texas.

"Al revisar la ley aplicable de Texas, está claro que la señora Herrera no puede ni debe ser procesada por la acusación en su contra". dijo Ramírez.

Esto supone un giro dramático respecto a la acusación firmada el 30 de marzo de 2022, en la que se afirmaba que Herrera "causó entonces y a sabiendas la muerte de un individuo J.A.H. mediante un aborto autoinducido".

Los detalles y la fuerza del caso contra Herrera fueron turbios desde el principio.

Steve Vladeck, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Texas, dijo que, basándose en la información disponible, la acusación de asesinato no tenía sentido.

"El estatuto de asesinato de Texas sí se aplica al asesinato de un feto no nacido", dijo, "pero exime específicamente los casos en los que la persona que puso fin al feto es la mujer embarazada".

Vladeck dijo que la situación de Herrera mostraba lo que ocurrirá a medida que se desmoronen las protecciones legales en torno al aborto. "Creo que este caso es realmente un ominoso presagio de cómo serán las cosas sobre el terreno en los estados que tienen agresivas restricciones al aborto", añadió.

Jessica Brand, ex fiscal y fundadora del Colectivo WREN, una organización de justicia penal sin ánimo de lucro, se mostró de acuerdo. "En Texas hemos recibido muchas llamadas de atención sobre lo lejos que está dispuesta a llegar la gente a la hora de procesar a las mujeres para despojarlas de sus derechos", dijo.

Melissa Arjona, cofundadora de South Texans for Reproductive Justice, dijo que el arresto es una consecuencia de la ley SB 8, que penaliza el aborto a partir de las seis semanas y permite a los ciudadanos demandar a cualquiera que practique un aborto o que "ayude a realizarlo".

"Es decir, criminalizaron el embarazo, básicamente, y el acceso al aborto", dijo. "Y por eso sabíamos que algo así iba a ocurrir en algún momento".

Aunque la SB8 exime explícitamente a las mujeres embarazadas que se someten a un aborto de las repercusiones penales, hace casi imposible el acceso a los servicios de aborto en Texas, por lo que muchas personas se quedan sin apenas opciones legales para interrumpir su embarazo.

La polémica ley entró en vigor en septiembre de 2021. Mientras las impugnaciones legales se abren paso en los tribunales, miles de tejanos han salido del estado para abortar.

"Criminalizar las decisiones de las personas embarazadas o los resultados del embarazo, lo que ha hecho el Estado de Texas, quita la autonomía de las personas sobre sus propios cuerpos, y las deja sin opciones seguras cuando deciden no ser padres", dijo Rockie González, fundador y presidente de la junta directiva de Frontera Fund, que organizó una protesta en nombre de Hererra frente a la cárcel del condado de Starr el sábado.

"Queremos que la gente sepa que este tipo de legislación afecta más a las comunidades de personas de color de bajos ingresos cuando los legisladores estatales ponen restricciones a nuestros derechos reproductivos", dijo González a TPR.

Lynn Paltrow, directora ejecutiva de National Advocates for Pregnant Women, dijo que también era preocupante que este incidente comenzara con la denuncia del personal del hospital a la policía.

"No deberíamos vivir en un país en el que las personas que se quedan embarazadas tienen miedo de ir a pedir ayuda a un hospital, porque alguien de allí las delatará o podría delatarlas, y eso acabaría en una detención", dijo Paltrow a TPR.

"Esto es un desastre no sólo para cualquier esperanza de igualdad, sino también para la salud pública. Porque lo que hacen este tipo de persecuciones es asustar a la gente para que no acuda a los hospitales cuando los necesita, para que no hable honestamente con sus médicos cuando los necesita."

Copyright 2022 Texas Public Radio. To see more, visit Texas Public Radio.

Pablo De La Rosa
Carolina Cuellar
TPR's News Director Katz leads the organization’s news and journalism efforts, overseeing the newsroom’s day-to-day management and the development of a strategic vision for the news division. He also serves on the organization’s executive leadership team. TPR’s news team currently has 16 staff members, including reporters dedicated to in-depth coverage of subjects including Arts & Culture, Bioscience & Medicine, Education, Technology & Entrepreneurship, Military & Veterans Issues and State Government.
Fernando Ortiz Jr.