Los Trabajadores De La Planta Empacadora De Carne De Kansas Dicen 'Estamos Uno Al Lado Del Otro'

May 3, 2020

DODGE CITY, Kansas — Antes del mandato de presidente Donald Trump que las plantas de envasado de carne deberían permanecer abiertas, los trabajadores ya estaban preocupados porque las precauciones actuales no son suficientes para detener la propagación de COVID-19 coronavirus. Estos serían los trabajadores en el triángulo de plantas empacadoras de carne del oeste de Kansas.

"Estamos uno al lado del otro en los vestuarios", dijo Brandon Vásquez sobre la posibilidad de distanciamiento social en la planta National Beef en Dodge City, donde ha trabajado durante aproximadamente un año. “La fila del almuerzo ... pusieron cosas en el piso donde deberíamos estar a seis pies de distancia. Pero mucha gente no está escuchando y no hay nadie haciendo cumplir (distanciamiento social) allí ”.

En general, más de 540 casos de COVID-19 coronavirus y dos muertes se han relacionado con las plantas empacadoras de carne de Kansas, dijo el viernes el departamento de salud del estado. Las tres compañías, National Beef, Cargill y Tyson, no han confirmado estos números públicamente.

En solo dos semanas y media, los casos positivos en el condado de Ford, que tiene dos instalaciones, aumentaron de 16 a 702 el viernes, superando a todos menos uno de los condados más poblados de Kansas. El condado de Seward, que tiene una planta y más de 500 casos de COVID-19, también tiene la tasa de infección más alta del estado: 23.33 casos positivos por cada 1,000 personas. Y el condado de Finney, hogar de una planta de carne de res Tyson, tiene casi 400 casos.

En todo el país, las plantas que procesan todo, desde carne de cerdo hasta pollo y carne de res, han tenido que cerrarse debido a los grupos de COVID-19: se necesitan varias personas para matar, desollar, cortar y envasar carnes. La gobernadora de Kansas, Laura Kelly, dijo que el estado era "consciente de que (el oeste de Kansas) era un punto crítico", tomó "algunos pasos proactivos" y le dijeron que las plantas estaban "cumpliendo con las pautas de seguridad".

Pero los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) no emitieron pautas claras para los empacadores de carne hasta el 25 de abril. Y aunque muchos trabajadores le dijeron al Servicio de Noticias de Kansas que la información sobre el virus se publicó temprano en las plantas en al menos dos idiomas y que se han tomado medidas de seguridad exhaustivas Si se implementan, algunos aún desean que las plantas cierren temporalmente para su limpieza y para asegurarse de que los trabajadores puedan mantenerse a una mejor distancia entre sí.

National Beef, que tiene plantas en los condados de Ford y Seward, no respondió a múltiples llamadas o correos electrónicos. El condado de Ford se negó a comentar sobre esta historia. Cargill no respondió de inmediato a las preguntas sobre sus instalaciones en el condado de Ford.

La portavoz de Tyson, Liz Croston, negó una solicitud para recorrer la planta de Holcomb en el condado de Finney. Unos días antes de la orden ejecutiva de Trump, el CEO de Tyson Foods, John Tyson, emitió una declaración sobre el cierre de sus plantas en los Estados Unidos, diciendo que "millones de libras de carne desaparecerán de la cadena de suministro".

La directora del departamento de salud del condado de Finney, Colleen Drees, dijo que no está confirmando un número específico de casos en ningún negocio.

“Con COVID-19 se propaga fácilmente. Ves esto con otras plantas empacadoras de carne en todo el país; esperamos el mismo aumento rápido a nivel local ", dijo Drees, y agregó:" A medida que se desarrolle la situación, trabajaremos con el (Departamento de Salud y Medio Ambiente de Kansas) para divulgar la información adecuada ".

"Podría ser una opción para sus trabajadores"

El 9 de abril, Tyson confirmó casos entre trabajadores en los Estados Unidos, pero no especificó si en Holcomb, Kansas, había dado positivo. El 22 de abril, el Departamento de Salud del Condado de Finney dijo que había múltiples casos en la planta de Holcomb.

Juan Gonzales limpia la planta de Tyson. Durante al menos un mes, la instalación tomó las temperaturas de las personas, las limpió varias veces al día y proporcionó desinfectante para manos, dijo. La gente también se para a seis pies de distancia.

Pero Gonzales teme ir a trabajar porque muchas personas han sido infectadas.

"Al menos deberíamos cerrar la planta durante dos semanas, para evitar la contaminación", dijo Gonzales.

Tyson ha suministrado y exigido a los empleados que se cubran la cara desde el 14 de abril, dijo su portavoz.

"También hemos estado educando a los miembros del equipo sobre COVID-19, incluida la importancia de seguir las pautas de los CDC fuera del trabajo", dijo Croston. "Nuestras comunicaciones se traducen a varios idiomas en apoyo de nuestra fuerza laboral diversa".

El Servicio de Noticias de Kansas (Kansas News Service) obtuvo correos electrónicos a través de una solicitud de la Ley de Registros Abiertos de Kansas entre Tyson y el Departamento de Agricultura de Kansas.

El 1 de abril, el secretario de agricultura del estado, Mike Beam, envió un correo electrónico a Tyson, sugiriendo que consulte con una fábrica de globos "en El Dorado, KS y / o Wichita, KS" acerca de conseguir guantes para los empleados. Beam dijo que la fábrica "aparentemente está fabricando guantes de látex que pueden no cumplir con las especificaciones médicas, pero que podrían ser una opción para sus tripulaciones". Pero Croston dijo que Tyson no pudo usar esos guantes y no los aceptó.

El centro de Dodge City, Kansas, tuvo un tráfico notablemente más ligero en la tarde del 28 de abril.
Credit Corinne Boyer/Servicio de Noticias de Kansas (Kansas News Service)

'Un poco tarde'

El Sindicato Internacional de Trabajadores Comerciales y de Alimentos sigue presionando a Kelly y la Casa Blanca para que protejan a los trabajadores de la industria cárnica. El 28 de abril, el sindicato emitió un comunicado instando a Tyson y otras compañías a proteger a los trabajadores de procesamiento de alimentos. El sindicato también envió una carta a los gobernadores instándolos a hacer cumplir el distanciamiento social, proporcionar respiradores, hacer pruebas y pagar a los trabajadores que están en cuarentena.

El presidente de UFCW International, Marc Perrone, dijo que los trabajadores deberían ser designados como socorristas.

"El estado de primer respondedor temporal garantiza que estos trabajadores tengan acceso prioritario a las pruebas de COVID-19 y al equipo de protección que necesitan para continuar haciendo estos trabajos esenciales", dijo Perrone.

El Director Financiero de National Beef, Simon McGee, envió un correo electrónico a Beam el 10 de abril acerca de UFCW Local Union 2, que cubre su planta de Dodge City. Esto fue dos días después de que National Beef anunciara casos confirmados de COVID-19 en la planta.

"Nuestra solicitud es que escuchen de la oficina del Gobernador sobre la importancia y la responsabilidad especial de los trabajadores de producción de alimentos y que pidan a la Unión que aliente a su gente a continuar presentando su trabajo", preguntó McGee, "... y ciertamente no tomar ninguna medida para desalentar la asistencia ".

Según Vásquez, aproximadamente unos cientos de trabajadores de la planta Dodge City de National Beef dejaron de presentarse para trabajar.

Vásquez dijo que los controles de temperatura comenzaron a principios de abril, antes de que se anunciaran los casos, y dijo que los trabajadores recibieron máscaras en algún momento durante la semana del 13 de abril.

Mantener seis pies de distancia entre él y sus compañeros de trabajo no siempre es posible. Camina de un lado a otro en la sección de matanza de la planta para hacer su trabajo como flanqueador, lo que significa que desolla los cofres de ganado después de que han sido asesinados.

"No estoy tan lejos del siguiente chico a mi lado", dijo. "No, no estamos a seis pies de distancia".

Después de que un cadáver ha sido cortado en pedazos, se mueve en una cinta transportadora a Lupe Rodríguez, quien corta la grasa de la carne.

Ella dijo que ha trabajado en National Beef durante siete meses y le preocupa estar expuesta al virus. Por eso se ha quedado en casa con su hijo. A Rodríguez no se le paga.

"Cuando la guardería descubrió los aspectos positivos de la planta, no quiso exponer a ninguno de los otros niños si yo estaba expuesto", dijo Rodríguez.

Tanto Vásquez como Rodríguez dijeron que National Beef debería haber protegido a los trabajadores del virus antes. Rodríguez dijo que el desinfectante de manos se entregó a fines de marzo, y también dijo que los controles de temperatura no comenzaron hasta principios de abril.

Vásquez dijo que si bien tomar la temperatura evita que entren personas enfermas, ya era demasiado tarde.

“Entonces los están atrapando en la puerta ahora, lo cual es bueno, no los están dejando entrar. Pero es un poco tarde ", dijo. "Cuando encontraron su primer caso, podrían haber cerrado durante dos semanas".

Kansas es el hogar de personas de Vietnam, Myanmar, Somalia, Etiopía, Camboya, Guatemala y decenas de países más, y muchos trabajan en las plantas empacadoras de carne. Vásquez dijo que vio información publicada sobre COVID-19 en inglés y español el 22 de marzo, pero que no estaba en idiomas como el somalí o el quiché, un idioma maya que se habla en Guatemala.

El Consulado de México en Kansas City, Missouri, una oficina que cubre Kansas, Missouri y el oeste de Oklahoma, se ha comunicado con los gobiernos locales del suroeste de Kansas, así como con las plantas empacadoras de carne.

El cónsul general Alfonso Navarro dijo que los mexicoamericanos y los ciudadanos mexicanos pueden comunicarse con el consulado en cualquier momento con problemas.

"Si tienen alguna inquietud o sienten que existe un riesgo relacionado con el trabajo en términos de salud o seguridad industrial potencial", dijo, "siempre pueden hablar con el consulado para ... si no presentar una queja , al menos para compartir esas preocupaciones ".

Los vehículos se convierten en la planta de procesamiento de carne Cargill en Dodge City, Kansas, el 28 de abril. Los empleados han dicho que la planta ha sido limpiada durante semanas y que los descansos son escalonados para mantener a las personas separadas.
Credit Corinne Boyer/Servicio de Noticias de Kansas (Kansas News Service)

Dodge City "parece un pueblo fantasma"

La planta de Cargill está a unas dos millas al este de National Beef en Dodge City. Lucia Rangel ha trabajado allí durante cuatro años. Dijo que tiene acceso a jabón y desinfectante para manos, y agregó que la planta se desinfecta varias veces al día.

"Han estado desinfectando los baños, las puertas, cualquier lugar que pueda contaminarse", dijo.

Cargill también ha publicado información de COVID-19 en varios idiomas, dijo Rangel: "La primera vez que publicaron algo fue en varios idiomas ... en inglés, español, chino y somalí".

La compañera de trabajo Cinthia Pérez dijo que las múltiples precauciones que está tomando Cargill hacen que el trabajo se sienta como un lugar seguro.

"Cuando sales de vacaciones, tienen dos grupos diferentes, así que no todos van al mismo tiempo", dijo Pérez. “Solo hay dos personas por mesa; controlan tu temperatura durante el descanso ".

En una reciente tarde de martes, el tráfico de Dodge City fue notablemente menos. Pero había personas afuera, algunas con máscaras, otras no, visitando negocios, obteniendo servicio de comida rápida y yendo a trabajar a National Beef and Cargill.

Rangel dijo que dejar el trabajo puede ser más riesgoso. Tiene más miedo de estar expuesta al coronavirus en la comunidad que en Cargill.

"No todos se quedan en casa", dijo. "Podrías obtener algunos medicamentos o comida y alguien trae a sus hijos ... caminando por la calle sin protección".

Pero dado que Kansas ha estado bajo una orden estatal de quedarse en casa (aparte de los negocios esenciales, como el trabajo de empaque de carne) y los picos en los casos en el área, Dodge City "ahora parece un pueblo fantasma", dijo Pablo Candia, propietario El periódico bilingüe Informativo Hispanoamericano.

Candia ha vivido en Dodge City durante 30 años y comenzó el periódico en 2012 después de notar una afluencia de inmigrantes como escritor independiente y maestro sustituto.

"Me di cuenta de que había una brecha de información emergente entre la comunidad cambiante", dijo Candia.

El periódico ha dejado de imprimir sus típicas 1.500 copias al mes porque los anunciantes han cerrado sus negocios debido a la pandemia. Había sido entregado a las escuelas de Dodge City, misas dominicales en el área e incluso a una hora de distancia de Garden City.

“Continúan leyéndonos en nuestra página de inicio”, dijo sobre sus lectores, “pero no nos instan a que regresemos. Entienden las circunstancias en las que estamos ”.

Corinne Boyer reporte noticias del oeste de Kansas para High Plains Public Radio y el Servicio de Noticias de Kansas (Kansas News Service). Puede seguirla en Twitter @Corinne_Boyer o enviar un correo electrónico a cboyer (at) hppr (dot) org.

El Kansas News Service es una colaboración de KCUR, Kansas Public Radio, KMUW y High Plains Public Radio centrados en la salud, los determinantes sociales de la salud y su conexión con las políticas públicas.

Las historias y fotos del Servicio de Noticias de Kansas pueden ser republicadas por los medios de comunicación sin costo con la atribución adecuada y un enlace a ksnewsservice.org.

-Traducido por Rachael Sebastian